Los Corrupt Tours de Praga

Corrupt Tours Praga

Cuando leí la noticia por primera vez tuve que frotarme los ojos porque no daba crédito a lo que veía. Hace unos días, durante la celebración en Praga de la feria de turismo Holiday World, una agencia de viajes checa presentó como última propuesta el viaje más sorprendente que se puede hacer por la capital y alrededores. Si les digo que dicha agencia se llama Corrupt Tours imaginen por dónde van los tiros.

Y es que no se precisa hablar checo para traducirlo: el Safari de Praga, que es como lo han bautizado, consiste en un itinerario guiado, a bastante módico precio, 14 euros, por aquellos rincones de la ciudad y alrededores donde se han dado los casos más clamorosos de corrupción.

Son dos horas y media de recorrido en las que se pueden visitar el Ayuntamiento (donde se gestó el escándalo Open Card), varios hospitales públicos como el IKEM, Motol y Stresovice, la ciudad olímpica de Letnany (proyectada pero nunca construida al retirar el país la candidatura a los Juegos) o el llamado Túnel Blanka (término checo usado para referirse al levantamiento de bienes).

La agencia está compuesta por ocho imaginativos socios capitaneados por Petr Sourek, de treinta y siete años, que debe ser un cachondo mental de aúpa porque asegura que su nuevo negocio se orienta fundamentalmente a la clientela alemana, más inmune a la corrupción y, por tanto, más propensa a dejarse sorprender por lo que va a ver.

Y si en la agencia reconocen que así se benefician indirectamente de los negocios ilícitos, también afirman que entre sus aspiraciones figura que la corrupción sea reconocida por la UNESCO como patrimonio cultural inmaterial de la República Checa.

Humor no falta, como ven. Pero creo que allí son sólo unos aficionados. Lo que daría de sí esta idea en España, entre Ayuntamientos, terrenos recalificados, aeropuertos sin aviones, líneas de AVE sin viajeros, jueces procesados, etc.

Foto: Liam Moloney en Flickr