Hillier, el lago rosa australiano

1325184237402231524

Australia es un país tan vasto que a lo largo de su territorio se pueden encontrar paisajes increíbles y de fuertes contrastes. Pero uno de los más sorprendentes, sin duda, es el Lago Hillier, también conocido como Lago Rosa porque de este insólito color son sus aguas.

Para evitar confusiones hay que aclarar una cosa: los australianos no sólo pueden presumir de tener un lago rosado sino dos. El otro está en la llamada Costa de Coral, en la zona occidental del país, en un lugar llamado Port Gregory. Como el entorno está habitado no es raro ver gente bañándose o haciéndose fotos en sus riberas.

Pero el Hillier es más bonito por varias razones. Primero, está en Middle Island, un pedazo de tierra -el más grande- perteneciente al archipiélago Recherche, lo que impide que haya civilización alrededor. En segundo lugar es un lago pequeño, de sólo 600 metros de longitud por 250 de anchura y muy escasa profundidad, lo que provoca que el tono rosa sea muy intenso. Y tercero, dicho tono contrasta fuertemente con el verde del frondoso bosque de eucaliptos que lo rodea.

Pero aún hay más. Esta masa de agua de forma oval se halla a pocos metros del mar, separado únicamente por una estrecha franja de árboles y una playa de arenas blancas y dunas de alta concentración de sal (el propio lago es salado), con lo que se van alternando los colores como un extraño arco iris: rosa, verde, blanco y azul. Un auténtico espectáculo que los aviones suelen ofrecer a sus pasajeros sobrevolándolo.

El Lago Hillier fue descubierto en 1802 por el marino británico Matthew Flinders, cuando éste ascendió la cumbre más alta de la isla, el monte Flinders -le pusieron su nombre-. Su sorpresa debió ser mayúscula, claro, y nunca supo a qué se debía el agua rosa. De hecho, no se ha sabido hasta hace poco: al parecer el fondo está cubierto de un alga denominada Dunaliella salina que, pese a ser verdácea, adquiere el tono rosa por la actividad que desarrolla sobre ella un microrganismo conocido como Halobacteria cutirubrum. Simbiosis pura.

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+6Share on LinkedIn0Share on StumbleUpon0Pin on Pinterest0Buffer this page

Te puede interesar