Campos de batalla: Omaha Beach

Campos de batalla Omaha Beach

Omaha Beach fue una de las playas de Normandía (Francia), junto con Gold, Juno, Sword y Utah, elegidas por los Aliados para la operación Overload, su famoso desembarco el Día D, 6 de junio de 1944, que sería el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial. Allí dejaron la vida miles de soldados de ambos bandos y hoy aún se pueden ver restos de los combates porque el lugar se ha convertido en una fascinante ruta turística muy bien señalizada.

Omaha Beach es una playa de 8 kilómetros que fue dividida en 10 sectores (Able, Baker, Charlie, Dog Green, Dog White, Dog Red, Easy Green, Easy Red, Fox Green y Fox Red), cada uno asignado a un contingente militar pero no hay sitio aquí para contar la sangrienta batalla, que se puede ver en películas como El día más largo o Salvar al soldado Ryan. O, mejor aún, combinarlo contemplando el escenario in situ. Para ello hay que llegar a los pueblos de Saint-Honoré-des Pertes, Saint-Laurent Sur-Mer, Vierville-Sur-Mer y, sobre todo, Colleiville-Sur-Mer.

Desde este último, situado a unos 40 kilómetros de Caen -donde hay un Museo de la Batalla-, se llega a un aparcamiento con un obelisco en memoria de los caídos desde donde se puede descender hacia la playa, que permanece igual que entonces (salvo la mayor edificación de los alrededores), serpenteando entre los búnkeres, trincheras y nidos de ametralladoras que erigieron los alemanes para la defensa; faltarían los sistemas que sembraron en la arena (minas, puertas belgas, erizos checos…), claro, porque los retiraron los vencedores una vez tomaron el lugar.

Campos de batalla Omaha Beach

Pero tampoco hay que perderse el Cementerio Americano, que está en la parte alta del acantilado, en Point du Hoc. En sus 70 hectáreas acoge las tumbas de 9.387 soldados y pilotos de ese país, señalizadas por cruces de mármol blanco (estrellas de David para los judíos), perfectamente alineadas hasta perderse casi de vista y orientadas hacia el oeste, a EEUU. También allí yacen otros 1.557 que no pudieron ser identificados. En realidad hubo muchas más bajas pero es que más de la mitad de los cuerpos fueron exhumados de su enterramiento original en Saint Mèrc Eglise (a unos 47 kilómetros) y enviados a América.

En el camposanto se colocó una estatua de bronce para recordar a los jóvenes soldados, algunos mapas que explican la batalla y una cápsula de granito enterrada con información y documentos de entonces que ha de abrirse el 6 de junio de 2044. Con mucha paciencia se puede intentar buscar la sepultura de Theodore Roosevelt, hijo del presidente (en realidad hay otro que murió en la Primera Guerra Mundial pero también está allí), o las de 2 de los hermanos Niland (la búsqueda de otro fue el leiv motiv de la película de Spielberg).

Ingleses, canadienses y polacos tienen sus propios cementerios. También los alemanes, que hicieron 6 de para inhumar a sus 77.000 muertos. De ellos, los caídos en Omaha Beach reposan en el de La Cambe, cerca de Bayeux -como el británico-, con cruces teutónicas de piedra oscura distribuidas en torno a un túmulo.

Campos de batalla Omaha Beach

Fotos: Wikipedia

Tweet about this on Twitter4Share on Facebook4Share on Google+2Share on LinkedIn2Share on StumbleUpon0Pin on Pinterest0Buffer this page

Te puede interesar